Tanto los emprendedores como los autónomos lo saben bien: estar al frente de un negocio implica una gran cantidad de obligaciones contables, fiscales y laborales y no siempre hay el tiempo o la experiencia para afrontarlas. Es por ello que se requiere contar con los servicios de una asesoría fiscal y contable.

Contar con la ayuda especializada en estos temas es fundamental para el correcto desempeño empresarial de cara a unos compromisos que son ineludibles.

Además, una asesoría fiscal y contable también es muy útil para emprendedores y startups cuando persiguen controlar otras operaciones relacionadas con la gestión y la administración del negocio, como los balances o la contabilidad oficial.

¿Qué es la asesoría fiscal y contable?

Diversidad de servicios

Una asesoría fiscal y contable se ocupa de todo lo relacionado con la economía y contabilidad del negocio, y prepara los libros oficiales de contabilidad y su legalización ante el Registro Mercantil, a través del obligatorio depósito de las cuentas anuales.

Asimismo, está relacionada con operaciones específicas como gestionar y supervisar diariamente la contabilidad oficial, los balances, las cuentas de resultados y los apuntes en el libro mayor de clientes.

Cuando necesitamos preparar las cuentas anuales y la facturación, así como una contabilidad en tiempo real de las empresas, realizar declaraciones periódicas a Hacienda, inspecciones, amortizaciones o diversas actuaciones en organismos públicos, necesitamos los servicios de una asesoría fiscal y contable.

Es frecuente que muchos emprendedores y startups no cuenten con un departamento especializado en estas áreas y por esta razón recurren a la contratación de una asesoría fiscal y contable.

Esta es, sin duda, una inversión inteligente porque es una forma de aprovechar todos los recursos de la mejor manera.

Beneficios

Entre los beneficios que nos depara una asesoría fiscal y contable se encuentran:

  • Este tipo de asesoría impide que nuestra empresa pueda tener dificultades fiscales y acabe sancionada con importantes multas que surgen debido a un mala gestión contable.
  • Durante esta clase de contingencias, una asesoría fiscal y contable apropiada puede guiarnos en los procedimientos que eviten perjuicios mayores a nuestra empresa.
  • A través del diseño de un sistema de contabilidad analítica  y buena asesoría para los clientes, nuestra cartera de servicios podrá ampliarse.
  • Es posible la realización de auditorías internas para la detección e inmediata solución de todos los fallos encontrados.
  • Cuando queremos analizar nuevos negocios, así como las condiciones del mercado en términos fiscales, los servicios de la asesoría nos ayuda a valorar las más adecuadas opciones de financiación o de rentabilidad.
  • Si nuestro plan es construir una fusión o concretar una operación de venta, una asesoría fiscal y contable nos ofrecerá un adecuado diagnóstico y una evaluación del estado financiero de otras empresas.
  • Lograr el mayor ahorro fiscal siempre será un beneficio fundamental porque nos evitará riesgos innecesarios.

En conclusión, el conjunto de servicios que ofrece una asesoría fiscal y contable permite poner en orden las finanzas de una empresa y dar total transparencia a sus operaciones.

Por otro lado, no sólo es posible conocer cuáles impuestos que deben pagarse y en qué fechas, sino que se logra la optimización de los recursos.

Para aclarar las dudas te invitamos a dejarlas en la sección de comentarios y recibirá en breve una respuesta por nuestra parte.

Topics #asesoría fiscal y contable