Hay ciertos momentos en que surge una pregunta válida que debemos responder con un análisis concienzudo: ¿es el momento de darme de baja autónomo?

Existen razones para hacerlo, como el fracaso de un emprendimiento que no cristalizó, pero otros motivos siempre aparecen para tomar la decisión para darme de baja como autónomo.

Otros motivos para la baja

Hay que tener en cuenta aquellos tipos de negocio estacional que se dan de baja al final de alguna temporada y de alta al inicio. Se sabe que en los meses de verano, sobre todo en julio y agosto, la productividad puede descender y darme de baja cómo autónomo representa una solución.

Pasos para darme de baja como autónomo

En la Seguridad Social y en Hacienda

Seguridad Social

Para darnos de baja como autónomo en la Seguridad Social, es decir, en el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (RETA) debemos saber que ocurre desde el instante en que cesa nuestra actividad.

Es necesario llevar a cabo el trámite en los tres días naturales siguientes a la fecha de cese, aunque puede hacerse con una antelación de hasta 60 días.

La baja en el RETA se desarrolla mediante el modelo TA.0521, el mismo que utilizamos para darnos de alta, pero en este caso debemos especificar el motivo de la baja así como todos los datos fiscales necesarios.

Respecto a los efectos de la baja, hay que destacar que la normativa actual favorece darnos de baja o alta varias veces en el mismo año, por lo que en las tres primeras bajas, los efectos se producen desde el día de la cesación de actividades y por lo tanto la cotización es proporcional.

Hacienda

Para darnos de baja como autónomo ante Hacienda debemos saber que aquí a quienes se dedican a una actividad por cuenta propia se les llama empresarios y profesionales

Existe un Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores a cargo de la Agencia Tributaria. Para darnos de baja hay que recurrir al modelo 036 o la versión simplificada de esta versión, el modelo 037.

En este censo, la baja se produce con la interrupción de la actividad y, en consecuencia, la práctica de retenciones. La Agencia Tributaria solicitará explicar no sólo la fecha de la baja sino las causas.

Una vez que ha cesado la actividad, el plazo es de un mes para darnos de baja, a menos que el empresario haya fallecido, para lo cual los herederos tendrán un período de seis meses para llevar a cabo el trámite.

Beneficios e inconvenientes

Entre los beneficios se encuentran:

  • Representa un ahorro de la cuota de autónomos.
  • No se tributa en la declaración trimestral por ese tiempo

Inconvenientes:

  • Debemos pagar la cuota de autónomo en su totalidad durante uno o varios meses.
  • Habrá una cantidad de trámites que realizar no sólo para darnos de baja sino para una posible alta.

Una buena idea

Tanto para los trabajadores por cuenta propia como para los negocios con actividades estacionales, darse de baja como autónomos puede resultar una buena idea, sobre todo para ahorrar costes.

Lo más recomendable adecuado es buscar una asesoría de expertos que te puedan ayudar e informar de todo el procedimiento. Si aún te quedan dudas respecto a este tema, puede plantearlas en los comentarios.

Topics #Baja Autónomo