Las asesorías fiscales son organizaciones empresariales formadas por equipos de profesionales expertos en las áreas de tributación empresarial, es decir, los servicios relacionados con la presentación, gestión del pago de impuestos de forma adecuada, asesoramiento ante posibles sanciones y otros procedimientos administrativos.

Todas las asesorías fiscales deben estar formadas por profesionales del sector fiscal y tributario, de alguien que posee todos los conocimientos necesarios en cuanto a la legislación fiscal del país y los métodos más efectivos para pagar menos impuestos sin incumplir las leyes tributarias.

Y es que según lo planteado en el artículo 305 del Código Penal un delito fiscal se refiere a las conductas cuya cuantía defraudada por beneficios obtenidos o disfrutados de forma indebida, así como los importes no ingresados, superan los 120 mil euros y la pena es de uno a cinco años de prisión. Eso precisamente es lo que evitan los asesores fiscales.

Es por ello que resulta tan imprescindible acudir a un profesional que se encargue de hacer una optimización adecuada de la carga fiscal perteneciente a la empresa, sin caer en un delito que puede ocasionar daños graves tanto a la actividad de la empresa como a sus propietarios.

Hacienda no es juego, pues es la institución que se encarga de controlar los activos que poseen las empresas. Eso es algo que saben muy bien todos los empresarios y asesores fiscales de España, quienes siempre buscan la mejor manera de cumplir con todo lo que exige el fisco dentro de los parámetros legales del país.

La asesoría de índole fiscal no es otra cosa que una orientación que proporciona un experto a diversos organismos, instituciones y empresas, en relación con las inspecciones, los pagos de impuestos, procesos de amortización, cálculos de cuotas, altas y bajas de trabajadores, entre otros temas.

Es por ello que un asesor tributario no solo debe estar presente cuando se hacen los respectivos cierres de ejercicio fiscal, sino en el cumplimiento y planificación fiscal que hacen las empresas anualmente, ya que es quien vigila que todo se cumpla en las fechas establecidas.

Cuáles son los objetivos de las asesorías fiscales

¿Qué debe realizar un asesor fiscal?

Como ya dijimos, un asesor fiscal se encarga de orientar a las empresas en materia de pago, declaración de impuestos, planificación, entre otras funciones que te detallaremos a continuación y que resultan imprescindibles para el buen funcionamiento a nivel de gestión empresarial.

Orientación sobre relaciones internacionales

Cuando una empresa busca expandirse internacionalmente, necesita un asesor que le ayude a gestionar muy bien todo lo relacionado con los mercados en los que desea acceder.

Esta persona se encarga de proporcionarnos información sobre las legislación, convenios, contratos actuales relacionados con el tema de las obligaciones tributarias cuando se opera en el extranjero.

Orientación y análisis de nuevos negocios

Cuando nacen nuevas ideas de emprendimiento es necesario llevar a cabo un estudio acerca de las condiciones en las que se encuentra el mercado en ese momento para saber si es factible o no el lanzamiento de un nuevo proyecto.

Precisamente, el asesor fiscal es el experto en hacer las valoraciones de las diversas opciones de financiación que están disponibles, la rentabilidad que proporciona el negocio, las aportaciones que tienen que realizar los socios, entre otros aspectos importantes.

Evaluación del estatus financiero de la empresa

Un asesor fiscal tiene la capacidad de hacer el análisis financiero de una empresa. Esto generalmente se refleja en un informe que sirve como base o punto de arranque a la hora de emprender un nuevo proyecto o realizar operaciones grandes como venta o fusiones entre sociedades.

Guía en reestructuraciones

Cuando una empresa toma la decisión de iniciar un proceso de reestructuración es muy importante que acuda a un asesor fiscal para ello, quien será guía en todo el proceso relacionado con las sociedades holding, las aportaciones de capital, los acuerdos, las fusiones y la documentación relacionada.

De esa forma, la directiva de la empresa será quien tenga el control total de la nueva figura en lo que a temas fiscales se refiere.

Representación en tribunales

En las ocasiones en las que las empresas se enfrentan a conflictos con otros organismos o instituciones oficiales, un equipo de asesores fiscales se encarga de representarla mientras se llevan a cabo los trámites relacionados con el caso. Por lo general esta representación se hace ante Hacienda o las Comunidades Autónomas.

Seguimiento trámites administrativos

El día a día de una empresa puede hacernos perder el hilo en materia tributaria y fiscal. Precisamente un asesor fiscal es quien se encarga entonces de ponernos al día en todo aquello relacionado con las disposiciones que hacen los organismos oficiales y la forma como se aplican o afectan a la empresa.

Orientación en toma de decisiones

Una vez que la empresa se enfrenta a alguna situación legal o tributaria especial, el asesor legar se encarga de ejecutar un análisis completo de todo lo que ocurre a nivel jurídico y fiscal, orientando a sus propietarios hacia las tomas de decisiones más acertadas y durante ciertos plazos.

Hacer las liquidaciones

Los asesores fiscales de una empresa cumplen la función de llevar a cabo todas las liquidaciones tributarias siguiendo el calendario fiscal para ello y en la forma más correcta, a fin de evitar posibles multas o sanciones por parte de Hacienda.

Captar las responsabilidades fiscales

Un asesor fiscal tiene la capacidad para identificar cuáles son las responsabilidades tributarias que tiene una empresa, en aquellos aspectos relacionados con la valoración incorrecta de sus operaciones y el incumplimiento de sus obligaciones fiscales.

Orientación en materia de aduana

Cuando las empresas hacen importaciones o exportaciones de productos, deben contar con un asesor fiscal que les oriente en relación con la legislación aduanera, así como los pagos de los impuestos y aranceles relacionados con su actividad, a fin de evitar sanciones o multas por desconocimiento de los procedimientos.

Como puedes observar, la actividad de una asesoría fiscal trasciende la simple gestión del pago de impuestos. Por ello, los expertos recomiendan la contratación de al menos un profesional en materia tributaria que pueda ayudarnos a sobrellevar todos los trámites administrativos y contables que son de su competencia.

Cuáles son los objetivos de las asesorías fiscales

Beneficios de contar con un asesor fiscal en la empresa

La presencia de un asesor fiscal o un equipo de ellos en una empresa es un hecho que representa muchos beneficios, entre los que destacan:

  • Ayuda a la empresa a reducir pérdidas de tiempo y dinero.
  • Proporciona una orientación oportuna acerca de los trámites de facturación.
  • Orienta en cuanto al momento adecuado para hacer o no una inversión o emprender un negocio.
  • Permite realizar una planificación fiscal anual de la compañía.
  • Reduce el número de errores que pueden cometerse a la hora de hacer los pagos tributarios.
  • Evita las posibles sanciones o multas por parte de Hacienda, como consecuencia de un error cometido en el pago de los impuestos.
  • Permite hacer los pagos de impuestos al día, facilitando así el proceso administrativo y contable de la empresa.
  • Facilita el control contable y fiscal de la compañía.
  • Evita la sobrecarga de procesos a escala administrativa en la empresa.
  • Proporciona la orientación adecuada a la hora de hacer inversiones a escala internacional.
  • Es un respaldo significativo cuando las empresas importan y exportan productos, pues les evita problemas de multas y sanciones.
  • Permite contar siempre con información actualizada en materia tributaria que afecta directa o indirectamente a la empresa.
  • Facilita la información relacionada con el estatus económico en el que se encuentra la empresa.
  • Permite detectar a tiempo los problemas o inconvenientes que esté pasando la empresa, a fin de solventarlos cuanto antes.
  • Los asesores colaboran con la planificación estratégica de la empresa y detectan el momento más oportuno para hacer inversiones.
  • Un asesor cuenta con contactos institucionales que hacen que los trámites sean mucho más sencillos.
  • Ayuda a realizar de forma correcta todos los procesos de facturación y contabilidad dentro de la empresa.

La actividad que se desarrollan en las asesorías fiscales son imprescindibles para cualquier empresa hoy en día. Sin importar si es una pequeña, mediana o gran empresa, lo más recomendable es buscar la ayuda de expertos en materia tributaria, quienes nos ayudarán a optimizar los pagos, siempre cumpliendo con los parámetros legales establecidos al respecto.

Aun cuando existen muchas ofertas en el mercado actual, buscar un asesor fiscal es un proceso que no debe tomarse a la ligera, teniendo en cuenta que de éste depende que llevemos o no al día los pagos relacionados con los impuestos ante Hacienda, así como otros procesos administrativos internos.

Y es que un asesor fiscal no solo se encarga de hacer el pago de los impuestos relacionados con los ingresos de las empresas, si no ejerce una gran cantidad de funciones que representan un apoyo y ayuda considerable para cualquier organización.

Toma tu tiempo para encontrar los asesores fiscales que puedan ayudarte a llevar los trámites de tu empresa. No olvides que ellos pueden ayudarte a mantener una buena imagen corporativa en lo que a responsabilidad y cumplimiento de obligaciones se refiere. Y si tienes alguna duda déjala en comentarios para respondértela.

Topics #asesorías empresas #Objetivos